DestacadosNotas MinerasNoticias
Trending

Programa de recuperación de valor desde relaves busca fomentar explotación de Tierras Raras

El proyecto estratégico de JRI-EcoMetales ya logró identificar una configuración de procesos que posibilita la concentración de los elementos de valor en los relaves, para luego, facilitar su recuperación. Próximamente, la empresa lanzará una guía de Metodologías de Caracterización de Relaves, con el fin de disminuir costos y barreras de entrada, para llevar a cabo este tipo de iniciativas y fomentar la valorización de estos depósitos.

Iván Valenzuela, gerente general EcoMetales

Identificar metodologías para caracterizar relaves y definir los procesos adecuados para su explotación, en busca de metales de alto valor económico, es el gran objetivo del consorcio JRI-EcoMetales para 2019. Se trata de la conclusión de las dos primeras etapas del proyecto “Recuperación de Valor desde Relaves”, apoyado por Alta Ley, y que busca potenciar la economía circular dentro de la actividad minera, valorizando los “desechos” de la actividad.

Iván Valenzuela, gerente general de EcoMetales, asegura que el proyecto está arrojando resultados promisorios, por lo que esperan que los dueños de relaves se abran a la posibilidad de convertirlos en un activo. “Recuperar minerales valiosos desde los tranques de relave es un aporte a la sustentabilidad de la minería, pero además, puede abrir puertas de nuevos negocios, como la recuperación de elementos, definidos por la Unión Europea, como escasos y estratégicos para las nuevas tecnologías, como las Tierras Raras”, sentenció.

              – ¿En qué está actualmente el proyecto? ¿Cuál es su estado de avance?

El programa “Recuperación de Valor desde Relaves que lleva a cabo el consorcio JRI-EcoMetales, consta de 3 etapas, de las cuales 2 concluyen este año. La primera fue identificar metodologías para caracterizar relaves; en la segunda, se trata de definir los procesos adecuados para su eventual explotación. Estamos satisfechos con lo avanzado, ya que los resultados son promisorios; en relación con la Etapa 1 se está próximo a publicar una guía de consulta que pueda ayudar a los pequeños mineros a caracterizar de manera rápida un tranque, y visualizar si es de interés económico.

El principal resultado de la segunda etapa, en tanto, es haber llegado a identificar una configuración de procesos, fisicoquímicos, que posibiliten en una primera etapa la concentración de los elementos de valor, para luego facilitar su recuperación. El trabajo se concentró en tranques de relaves ubicados en la franja ferrífera de las regiones de Atacama y Coquimbo, donde pudieran concentrarse y recuperarse las denominadas Tierras Raras. Estas son un conjunto de 17 elementos químicos de alto valor económico por sus aplicaciones en tecnología de punta. Si bien son elementos abundantes en la corteza terrestre, resulta difícil encontrarlos de forma pura y concentrada. Esta investigación da cuenta de la correlación de Tierras Raras y la presencia de hierro y cobre en los tranques de relaves estudiados, lo que sería otro resultado significativo.

  • ¿Hay algún hito para este año del que nos puedan comentar? 

Estamos próximos a lanzar la primera guía del proyecto, sobre Metodologías de Caracterización de Relaves, que estará disponible para los interesados en el tema. El propósito es disminuir costos y barreras de entrada para llevar a cabo este tipo de iniciativas y así fomentar que dueños de relaves sepan cómo valorizarlos y evaluar si es rentable transformarlos eventualmente en un activo.

  • ¿Cuáles son los próximos pasos del proyecto? 

Los próximos pasos son terminar las pruebas de lixiviación que se están llevando a cabo, las pruebas de extracción por solvente (SX) y precipitación. A partir de los resultados se definirán los parámetros óptimos de operación y el diagrama de flujo, además de tener valores de recuperación tentativos. Con estos resultados, se iniciará la etapa 3.

En resumen, nuestras metas para 2019 son cerrar la etapa 2 de forma exitosa, es decir, culminar las pruebas experimentales para la recuperación de Tierras Raras, y definir el diagrama de flujo para escalarlo, como lo anuncia la etapa 3.

  • ¿Han visto mayor interés de parte del ecosistema respecto del potencial valor de los relaves? 

Nos parece que el ecosistema minero se está activando y los distintos actores públicos y privados están dando pasos decididos en hacerse cargo de los relaves. Como primer paso, nos parece positivo. Una muestra de ello es que el reciente seminario que se organizó sobre el tema en el marco de Cesco Week, en abril pasado, tuvo una altísima convocatoria y participación. Por ahora, la mayor receptividad es a los temas de seguridad y operación, sin duda muy relevantes, como ha quedado de manifiesto luego de catástrofes con altos costos económicos y en vidas humanas. Es muy reciente la visión de los relaves y tranques como recursos mineros, y todavía se está en la etapa más discursiva. Tenemos que trabajar más para que se conceptualice como un recurso, habiendo muchos temas regulatorios y ambientales que requieren ser cambiados, de tal manera que nuevos proyectos se concreten. No obstante, la masa crítica crece. El Banco Mundial acaba de anunciar un fondo que apoyará la minería climáticamente inteligente, con cuatro líneas de trabajo que incluyen el reciclaje de minerales.

–             ¿Qué oportunidades de negocio ve en la recuperación de minerales? 
Recuperar minerales valiosos desde los tranques de relave es un aporte a la sustentabilidad de la minería, pero además puede abrir puertas de nuevos negocios, como la recuperación de elementos, definidos por la Unión Europea, como escasos y estratégicos para las nuevas tecnologías, como las Tierras Raras. Estamos convencidos de que el país necesita procesar y recuperar valor de muchos minerales que hoy no se valorizan o incluso se tratan como impurezas, y que son exportados en los concentrados de cobre. Y para eso se requiere una base tecnológica que va bastante más allá de lo extractivo, a lo que esperamos contribuir.

Chile no se está haciendo cargo del ciclo de valor de su minería, desperdiciando valiosas oportunidades. Un adecuado manejo de los residuos tiene que ver con minimizar sus impactos ambientales, pero también con recuperar una mayor cantidad de subproductos. Chile produce anualmente 5,5 millones de ton de Cu fino y, asociadas a éstas,  alrededor de 250 millones de ton de relaves, más de 3 millones de toneladas de escorias. Sin embargo, el valor económico que se recupera de dichos residuos es mínimo.

Complejos industriales en Asia y Europa pueden recuperar y comercializar, desde los concentrados de cobre, más de 15 “metales menores” considerados críticos, por su importancia en la industria de alta tecnología y por los riesgos asociados a su abastecimiento. (Fuente: Newsletter Alta Ley Mayo)

Tags

Artículos relacionados

Revisa también

Close
Close